Publicidad

Diabetes Forecast

The Healthy Living Magazine

Consejos sobre mudanzas para personas con diabetes

Por Lindsey Wahowiak ,

RTimages/Thinkstock

Aquí algunos consejos para que la mudanza se le haga más fácil, ya sea un traslado a otra parte de la ciudad, a otro estado u otro país. Las personas que pasaron por esto comparten sus recomendaciones y trucos para controlar la diabetes cuando cambian de dirección.

Antes de la mudanza

No importa la distancia de la mudanza; lo mejor es planificar con la mayor anticipación posible, dijo el Dr. George Grunberger, MD, FACP, FACE, presidente de la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos. Grunberger sugiere comentar la mudanza lo antes posible con su equipo para el cuidado de la diabetes para que puedan ayudarlo a pensar en una estrategia para mantenerse saludable.

Encuentre un médico

Su primer paso debe ser encontrar un nuevo equipo para el cuidado de la diabetes cerca de su nuevo hogar, dijo Grunberger. Esto es especialmente importante si consulta con un endocrinólogo, porque no hay muchos especialistas de este tipo, en comparación con otros proveedores de atención médica. Su salud debe ser su prioridad en la lista de cosas que hacer al mudarse. Sus actuales proveedores de atención médica pueden ayudarlo a formar un nuevo equipo que incluya un endocrinólogo, médico de cabecera, dietista, instructor certificado de diabetes y otros.

Grunberger, con sus lazos con otros endocrinólogos, ha hecho conexiones a favor de sus pacientes. “Conozco a mucha gente profesionalmente”, dijo. “Uno termina recomendando a médicos que conoce, con la esperanza de que los pacientes reciban el mismo nivel de atención al que están acostumbrados”. Sus proveedores actuales tal vez tengan contactos profesionales o pertenezcan a asociaciones profesionales y puedan utilizar estos contactos para ayudarlos a encontrar atención de la mejor calidad.

Encontrar un médico de cabecera es esencial para mantenerse sano en su nuevo hogar. Christine Mealey, RN, MSN, CDE, CEN, dice que incluso si no logra una cita con el primer proveedor que elija, es importante que empiece a buscar cuanto antes. Muchos especialistas están ocupados por meses, y la transferencia de historias médicas puede añadir tiempo adicional a la espera. “El proceso de enviar historias médicas puede tomar de 30 a 60 días en algunos casos, así que es crucial planificar con anticipación”, dijo Mealey. “En mi zona, que es rural, los médicos de cabecera no dan citas sin antes recibir la historia médica”.

Si piensa mudarse, examine la situación con su seguro médico. Si va a tener seguro, entérese de lo que cubre. Y si no va a tener seguro, Mealey sugiere buscar centros comunitarios de salud. Usualmente brindan atención médica primaria, sin importar la capacidad del paciente de pagar. En el sitio web de la National Association of Community Health Centers puede encontrar un centro comunitario de salud en su nuevo vecindario.

Coordine cuidados médicos en la escuela

Los padres de niños con diabetes también necesitan planificar los cuidados médicos en la escuela. Crystal Crismond Woodward, directora del programa Safe at School de la Asociación Americana de la Diabetes, dijo que los padres deben coordinar con el personal de la nueva escuela de su hijo lo antes posible para asegurarse de que tendrá ayuda con el control de la diabetes allí. ¿Se muda a otro estado? Familiarícese con las leyes estatales pertinentes a los protocolos y  el control de la diabetes en las escuelas.

Cuando se acerque a la nueva escuela de su hijo, informe al director y enfermero escolar de la fecha de matrícula de su hijo. Recoja formularios como el Plan de control médico de la diabetes (Diabetes Medical Management Plan o DMMP), que el proveedor médico de su hijo debe llenar con anticipación. Antes de que su hijo asista a clases, asegúrese de que el personal escolar ha recibido capacitación para brindar cuidados de diabetes.

Su hijo también necesita un plan 504, que usa la información del DMMP para documentar las responsabilidades de la escuela respecto a los cuidados médicos. Informe al coordinador de 504 de la escuela que quiere que su hijo reciba cuidados médicos. “Lo ideal es una reunión en persona con la escuela antes del primer día de clases de su hijo, para examinar planes y conocer al personal escolar que tendrá la responsabilidad de los cuidados de diabetes para su hijo”, dijo Crismond Woodward.

Planifique con anticipación

Planificar con anticipación puede reducir el estrés y ayudarlos a mantener un mejor control del nivel de glucosa. Para Chris Snider, de 31 años y Dayle Kern, de 34, residentes de Atlanta, “la práctica hace al experto”. Ambos tienen diabetes tipo 1 y se han mudado de un lado al otro del país separadamente, cuando estaban de novios y, más recientemente, juntos cuando se casaron.

Cuando se mudaron a San Francisco a fines del año pasado, por el nuevo empleo de Kern en comunicaciones de salud, Kern y Snider trataron de concretar todo en las semanas y meses anteriores a su viaje interestatal, desde hacer citas con su nuevo equipo de diabetes hasta planificar la ubicación de los muebles en su nuevo apartamento. Snider describe su método de mudanza como “planificar lo más posible y tratar de eliminar imprevistos en la medida de lo posible” a fin de evitar altibajos en su nivel de glucosa.

Tal vez no siempre tenga el lujo del tiempo para planificar y poner todo en su lugar, y quizá necesite apoyarse en sus seres queridos para que lo ayuden con la mudanza. Matthew Weed, PhD, MPA, MA, MPhil, de 45 años, recientemente se mudó de New Haven, Connecticut, a Davis, California.

Weed tienen diabetes tipo 1 desde que tenía un año de edad y es totalmente ciego, por lo que depende de un grupo de amigos, voluntarios y aliados que lo ayudan a controlarse la diabetes y movilizarse.

Un estudiante de enfermería de la Universidad de Yale que lo ayudó mientras trabajaba allí fue uno de varias personas que lo ayudaron a mudarse a California. Weed también le pagó a un enfermero para que viajara con él a fin de monitorizarle la glucosa y administrar insulina mientras se adaptaba a su nuevo entorno.

Mientras se muda

Durante su reciente mudanza de una costa a otra, Kern y Snider acumularon suministros de diabetes en su auto y manejaron uno detrás del otro. Tenían bocadillos con y sin carbohidratos, equipos extra de infusión para la bomba de insulina, medidores de glucosa y tiras de prueba, sensores para el monitor continuo de glucosa (CGM) e insulina empacada en un envase especial para mantenerla fría (Frio Insulin Cooling Case). Snider usaba antes un minirefrigerador que se enchufaba al encendedor de cigarrillos, pero decidió que prefería el Frio Insulin Cooling Case por ser más portátil.

Para el camino, Kern y Snider cambiaron las alertas por glucosa baja de su CGM para que sonaran a un nivel más alto del usual. “Probablemente me suba la glucosa mientras manejo, especialmente al cruzar Tejas y Oklahoma”, dijo Kern. “Es un tramo directo, así que uno se concentra demasiado”. Eso dificulta estar pendiente de los síntomas de hipoglucemia. Incluso si está cumpliendo un horario estricto, dese tiempo para el tratamiento de la glucosa baja. Si le baja demasiado mientras está manejando, apague el auto, cumpla con el tratamiento y solo siga conduciendo si tiene la glucosa dentro de un nivel seguro.

Phyllisa Deroze, de 37 años, PhD, MA, de Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, ha vivido en muchos países y visitado más de una docena. Cuando viaja a un nuevo destino, Deroze, quien es becaria Fulbright de los Estados Unidos y tiene diabetes tipo 2, sigue al pie de la letra su cronograma de medicación desde antes de la mudanza hasta estar totalmente establecida. “En mi reloj pongo la hora de la ciudad de donde me mudé”, explicó respecto a su actual cronograma para la metformina. Cuando usaba insulina, hacía lo mismo. “Sigo el mismo régimen por dos días antes de cambiar a la actual hora local”.

Deroze notó que las comidas para las personas con diabetes en vuelos internacionales se sirven antes que las otras comidas, lo que ayuda a evitar la hipoglucemia durante el vuelo. Su enfoque es similar a lo que sugiere Grunberger para sus pacientes: no se fijen en el reloj del lugar de destino, por lo menos al principio.

Grunberger recomienda que quienes están en el proceso de mudanza incrementen la frecuencia de las mediciones de glucosa, porque los alimentos nuevos, la comida en restaurantes y la falta de sueño pueden ocasionar un caos en el cuerpo. También tenga a la mano carbohidratos de acción rápida como tabletas o geles, para que lo ayuden en caso de un nivel bajo de glucosa.

Cuando llega

Una vez que llega a su nuevo destino, va a querer sentirse en casa. Parte de eso es asegurarse de que se siente cómodo con el equipo para el cuidado de la diabetes que formó. Grunberger dice que la gente que tiene diabetes desde hace mucho tiempo y que ha asumido un papel activo como líder del equipo de cuidado a menudo sabe si encaja con el nuevo médico “al primer instante y con la primera pregunta”..

Bea Sparks, de 40 años y residente de Niles, Illinois, recibió el diagnóstico de diabetes tipo 2 en 2001, pero iba al endocrinólogo antes de eso, para problemas con la tiroides. Cuando se mudó de Colombia, su país natal, a Canadá en el 2000, su primer endocrinólogo “no tenía empatía”, dijo. “Mudarse a un país con un sistema de salud totalmente diferente no solo requiere que usted siga las instrucciones sobre cómo obtener acceso a servicios, sino también preparación mental para cuando se reúna con doctores nuevos de una cultura completamente diferente”.

Aprender las reglas de otra cultura también puede afectar su nivel de glucosa. Es posible que dificulten el control de la enfermedad la comida y medicamentos nuevos, incluso diferentes mediciones de glucosa y medicación. Deroze dijo que le gusta estar preparada para emergencias apenas aterriza en un sitio nuevo. “Aprendí a decir ‘tengo diabetes’ y cosas como ‘necesito jugo’”, indicó. Si usted no habla el idioma del lugar al que se mude, escriba frases clave para que siempre pueda comunicar sus necesidades. Un brazalete de alerta médica, con información en el idioma local también puede ser útil.

Deroze también dice que el nuevo sistema de atención de salud puede ofrecer resultados sorprendentemente favorables. En los EAU, el cuidado de su diabetes es mejor y más barato que en Estados Unidos. Puede conseguir una cita con su endocrinólogo el mismo día y le hacen un chequeo total en la misma oficina. Cuando vivía en Estados Unidos, una cita imprevista con el endocrinólogo que incluía análisis de sangre y medicamentos a veces le costaba más de $250.

“Me cansé de contar cuántas veces en Estados Unidos tuve que decidir entre la insulina y gasolina para mi auto, o la cita al endocrinólogo o comida para la semana”, dijo, “Pasé meses usando tarjetas de crédito para cubrir tiras de prueba y otros gastos relacionados con la diabetes, y aquí, a un millón de millas de distancia, tengo los mismos cuidados o mejores, y los mismos medicamentos me cuestan solo $13”.

No importa dónde se mude; un nuevo hogar es una excelente oportunidad de tener una “nueva rutina”, dijo Snider. Desde que se mudó a Atlanta, él y Kern han encontrado un gimnasio, empezaron una rutina de ejercicios y están preparando juntos las comidas de la semana.

¿Todavía no encuentra proveedores de atención médica cerca de su nuevo hogar? Grunberger recomienda consultar con la comunidad de diabetes en internet, que cubre el planeta con redes sociales y boletines de mensajes, entre ellos los de la Asociación Americana de la Diabetes, community.diabetes.org. Ambos ofrecen guía y respaldo para que muy pronto, se pueda sentir en casa.

Nuevo hogar, nuevos amigos

Un nuevo grupo de apoyo de diabetes en su nuevo lugar de residencia puede ayudarlo a sentirse establecido y respaldado, y los miembros también pueden tener recomendaciones sobre proveedores de atención médica, oportunidades de hacer ejercicio y otros. Encuentre la oficina local de la Asociación Americana de la Diabetes, luego haga clic en los grupos de apoyo para encontrar uno en su zona (o llame a la oficina local). Si no puede encontrar nada que lo respalde, pruebe uno de los grupos de apoyo de la Fundación para Derrotar a la Diabetes (Defeat Diabetes Foundation).

Haga clic aquí si desea imprimir una lista para la mudanza en inglés.

Publicidad