Publicidad

Diabetes Forecast

The Healthy Living Magazine

10 formas para llegar a dominar las mediciones de glucosa

Por Tracey Neithercott ,

Gary Landsman

La exactitud de sus mediciones depende en parte de la precisión con la que sigue los pasos de la prueba. ¿No recuerda bien cómo usar su medidor? Lea 10 consejos importantes sobre cómo hacerse la prueba.

1. Lávese las manos.

Lo más importante que puede hacer para que su medición sea fiable es lavarse las manos con agua y jabón antes de pincharse el dedo. "Nos inquieta la posibilidad de algún residuo tras comer una fruta o quizá un poco de crema en las manos. Eso puede afectar la prueba”, dijo la enfermera diplomada Marlene Bedrich, RN, MS, CDE, coordinadora de programa del Centro de Instrucción sobre la Diabetes de la Universidad de California.

2. Use alcohol.

Cuando debe pincharse y no tiene acceso a un lavabo, puede usar el alcohol para frotar. Cuando no pueda lavarse las manos antes de hacerse la prueba, échese un poco en el dedo para desinfectarlo y eliminar cualquier residuo. Las gasas empapadas de alcohol o geles desinfectantes son eficaces. Pero no hay necesidad de usar alcohol después de lavarse las manos.

3. Séquese las manos.

Ya sea que se lave las manos o use una gasa con alcohol antes de la prueba, asegúrese de secarse bien. El exceso de agua y alcohol puede diluir la muestra de sangre, lo que afecta la medición.

4. Use la segunda gota.

Imagínese que ha salido a caminar y debe hacerse la prueba de glucosa, pero tiene los dedos sucios con tierra, savia y jugo del durazno que comió. No tiene dónde lavarse las manos y ha olvidado las gasas con alcohol. Su mejor opción: Pincharse el dedo y descartar la primera gota usando una prenda de ropa o pañuelo desechable limpio. Use la segunda gota de sangre en la prueba, pues es menos probable que esté contaminada.

"Algunas personas piensan que incluso cuando [el alcohol] se evapora, deben eliminar la primera gota de sangre que les sale del dedo y usar la segunda gota, porque es posible que todavía tengan un poco de alcohol en el dedo, lo que puede afectar los resultados", dijo Janie Lipps, APRN, BC, CDE, enfermera diplomada con estudios avanzados y directora de diabetes y administración de pruebas clínicas sobre la obesidad en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt.

5. Hágase la prueba en el dedo.

Con algunos medidores se permite pinchar otra parte del cuerpo que es menos sensible que los dedos al dolor, como la palma de la mano o el antebrazo. Pero cuando se usan esos puntos, los resultados no reflejan su nivel actual de glucosa en la sangre. "La circulación de la sangre al resto del brazo toma más tiempo que a las yemas de los dedos”, aseguró Bedrich. "Por lo tanto hay una diferencia entre la medición de la glucosa en la sangre en el brazo y la de los dedos".

La mayoría de las veces no hay problema con actuar en base a las lecturas de las pruebas en puntos alternativos, pero si su nivel de glucosa está cambiando rápidamente, solo debe hacerse la prueba en el dedo. Por ejemplo, cuando la glucosa le está subiendo (por ejemplo, después de una comida), le está bajando (si la insulina está llegando a su nivel máximo), si piensa que le ha bajado o si no se da cuenta cuando tiene hipoglucemia, pínchese el dedo.

6. No se apriete el dedo.

Es importante obtener suficiente sangre de muestra, ya que los medidores no producen resultados si no hay suficiente sangre en la tira de prueba. Pero apretarse el dedo y frotarlo después de pincharse puede afectar la muestra de sangre. "A veces le sale un poco más de líquido intersticial [la sustancia inmediatamente debajo de la piel] que sangre capilar”, indicó Lipps. Lavarse las manos con agua tibia aumenta el flujo de sangre en los dedos, lo que facilita sacarse sangre sin necesidad de apretar.

7. Obtenga el código.

Muchos medidores no requieren un código, pero si necesita uno con el suyo, debe ingresar un número o usar una "llave " o "chip" cada vez que abre un nuevo frasco de tiras de prueba. Cada vez que piense que los resultados del medidor son erróneos, asegúrese de haber ingresado el código del frasco de tiras de prueba que está usando.

8. Use una solución de control.

Si los resultados parecen ser inexactos —quizá el número sea sumamente alto después de que usted sale a correr como lo hace todos los días, lo que por lo general le baja el nivel de glucosa— determine si el medidor está funcionando bien usando su solución de control y las tiras. Si no encuentra solución de la misma marca de su medidor en la farmacia, pídale al farmacéutico que la ordene.

Para comenzar, asegúrese de que la solución de control no esté vencida (un frasco abierto solo dura 90 días o hasta la fecha de vencimiento, lo que ocurra primero). Utilizará la solución en lugar de la muestra de sangre que usa para medirse la glucosa. En el reverso del frasco de las tiras de prueba o solución de control se indican los valores aceptables de glucosa para esa solución en particular. Si el medidor está funcionando debidamente, el número indicado debe estar entre esos límites.

En el caso poco probable de que la prueba con la solución de control revele una falla con el medidor o las tiras, llame a la compañía del medidor. Generalmente, esta remplaza el medidor sin costo alguno y recoge el otro para determinar qué fallo.

9. Use las tiras correctas.

Con respecto a las tiras de prueba viejas, solo hay una regla: échelas a la basura. "No usaría tiras vencidas por más que una en el frasco parezca producir resultados adecuados”, dijo Bedrich. "No me fiaría de su exactitud".

También es importante usar las tiras correctas y guardarlas como se debe. Si utiliza tiras cuyo uso con su medidor no está aprobado, es posible que las mediciones sean incorrectas. Las tiras que no se guardan de manera adecuada también pueden producir malos resultados. "Ciertas personas las llevan sueltas en el bolsillo o en su estuche porque no quieren cargar con el frasco voluminoso en el que vienen”, dijo Bedrich. Ese es un gran problema pues expone las tiras a la luz y el aire, lo que causa daño invisible.

10. Proteja sus suministros.

No guarde el medidor ni las tiras en lugares muy calurosos, fríos, húmedos o a gran altitud (sin embargo, los medidores y tiras deben funcionar bien en aviones presurizados). Una vez que el medidor vuelve a un lugar con temperatura, humedad o altitud normal, debe volver a funcionar como suele hacerlo. De todos modos, es buena idea tener un plan para estos casos de cambios ambientales, como usar un recipiente aislado (una bolsa de plástico con cierre que ayuda a mantener secos el medidor y las tiras que están dentro).

¿Sabía usted?

La anemia —un trastorno causado por la falta de glóbulos rojos en las células del cuerpo— puede afectar las mediciones de glucosa. Si tiene anemia, hable con su proveedor sobre su tratamiento y cómo conseguir el medidor adecuado para esta afección.

Publicidad