Publicidad

Diabetes Forecast

The Healthy Living Magazine

Ni una excusa más con los vegetales

Soluciones a los retos más comunes que plantean

Por Lara Hamilton, RD, CDE
Aprenda más

Boarding1Now/iStockphoto

Estos consejos pueden ayudarlo a superar algunos de los retos más comunes que tenemos con los vegetales:

#1: No hay vegetales en la casa

Comer más vegetales empieza por comprar más vegetales. Esto significa pasar más tiempo en las secciones de productos agrícolas y de vegetales congelados y en lata de su tienda o mercado (o sembrarlos y cosecharlos, si tiene espacio en su jardín). Los vegetales congelados son tan saludables como los frescos y se pueden preparar rápidamente.

La segunda parte de la solución—que beneficia su salud a la vez que lo ayuda a cumplir con su presupuesto de compras—es comprar menos alimentos procesados poco saludables. Así, cuando tenga hambre o vaya a preparar una comida, tendrá vegetales (y frutas) para escoger en lugar de alimentos envasados poco saludables.

Para su comodidad, muchas tiendas ofrecen vegetales frescos ya lavados, picados y listos para comer. Lo más probable es que cuesten más que los no preparados, pero no hay duda de que ahorran tiempo. Las fuentes de vegetales se pueden usar varios días para tener a la mano vegetales listos para comer.

#2: Los vegetales se echan a perder antes de que llegue a comérselos

Cuando basa su alimentación en el Método del Plato de la diabetes, recurre a los vegetales con más frecuencia y más pronto después de comprarlos. En realidad, puede que termine por hacer un viajecito adicional al mercado o tienda de productos agrícolas para comprar más.

#3: La preparación de los vegetales es difícil

Los vegetales crudos pueden comerse por sí solos o acompañados de puré de garbanzos (hummus). En la sección de frutas y verduras de su mercado puede comprar vegetales que ya vienen lavados y picados. Los vegetales congelados se cocinan en minutos en un horno microondas. Entre otros métodos para preparar vegetales con facilidad están hervirlos en pequeñas cantidades de agua, hacerlos a la parrilla y asarlos en el horno.

#4: Los vegetales no saben bien

Puede que mientras más alimentos procesados elimine de su dieta, más aprecie el sabor de los vegetales. Hay ciertos métodos de cocina que realzan el sabor de los vegetales. Por ejemplo, asar a 400 grados vegetales como los espárragos, el calabacín, el brócoli y la coliflor con un poco de aceite de oliva, entre 15 y 25 minutos, realza la dulzura de estos y a la vez los pone doraditos y crujientes. Cocinarlos a la parrilla logra el mismo resultado, además de darle un toque ahumado. Puede también darles un toque ácido con un poco de ralladura de limón, una pizca de queso parmesano o nueces tostadas.

#5: Es difícil llenar la mitad de mi plato con vegetales

Si le cuesta alcanzar sus metas de vegetales, pruebe acompañar la comida con una ensalada, además de vegetales cocidos. Cuando prepare una receta de sopa, añada el doble de los vegetales sin almidón que pide la receta. Ase al horno una gran cantidad de vegetales. Mezcle los vegetales con huevos revueltos o prepare un batido de fruta que incluya espinaca o col rizada.

Publicidad