Publicidad

Diabetes Forecast

The Healthy Living Magazine

12 consejos para cuidar la piel de sus manos

Proteja sus manos y dedos de la sequedad en la piel

Por Tracey Neithercott ,
pair of hands on a black background

Fotosearch/Getty Images

El buen control de la glucosa en la sangre lo ayudará a evitar tener problemas graves de sequedad en su piel

Nuestras manos a veces sufren: Los jabones fuertes y el agua caliente pueden quitarle la humedad y provocar que su piel se seque y se produzcan cortaduras. Además, los chequeos de la glucosa en la sangre pueden dejarle los dedos aun peor. Lea estos 12 consejos para proteger su piel. 

1. Mantenga el buen control de su glucosa

El buen control de la diabetes puede ayudarle a tener una piel en buen estado. Cuando su nivel de glucosa se eleva, su cuerpo se deshace de un poco de exceso de azúcar por medio de la orina, dice el educador de diabetes de la Clínica Cleveland, Shannon Knapp, RN, BSN, CDE, que tiene tipo 1. Eso hace que su cuerpo deseche sustancias liquidas necesarias y provoque que su piel se deshidrate. Con un buen control de la glucosa, usted puede evitar la deshidratación y consecuentemente serios problemas generales en su salud, además de cuidar su piel.

2. Humecte sus manos a menudo 

Tener la piel humectada es importante porque la piel seca tiende a lastimarse más fácil y esto puede producir que cualquier bacteria nociva entre en su cuerpo. Y las personas con diabetes son más susceptibles a infecciones que otras sin diabetes. Al humectarse las manos a menudo, usted puede evitar tener la piel seca. Knapp dice que el tipo de cremas (lociones) que usa no tiene mucha importancia, algunas de las cremas son promovidas como especiales para personas con diabetes pero usted puede usar estas y otras. Sin embargo hay algunas cremas que pueden ser más apropiadas para el uso durante el día en vez de la noche. Pomadas (bálsamo) como la Vaselina, por ejemplo, son más aceitosas que las cremas y pueden dejarle las manos más grasosas para hacer sus actividades durante el día pero tal vez sean buenas durante la noche.

3. Evite las cremas con perfumes  

Piense dos veces antes de comprar una crema con perfume. “Usted no querrá usar una crema con perfume porque esto puede afectar su medición de la glucosa”, dice Knapp. Medirse con cremas perfumadas el nivel de glucosa por medio de la punta de sus dedos puede causar una medición falsamente alta. Por supuesto, aunque use cremas sin perfume, lávese las manos antes de medirse la glucosa. No use las toallitas con alcohol que pueden secarle las manos.

4. Cúbraselas 

La próxima vez que lave los platos, proteja sus manos con guantes para lavar los platos. Esto ayudará a proteger sus manos de detergentes que pueden resecar sus manos.

5. Baje la temperatura 

Lavarse las manos es esencial, pero hacerlo constantemente con agua caliente puede deshidratarlas. Intente lavarse las manos con agua tibia.

6. Pregunte si necesita ayuda 

Si las cremas o pomadas que compra en su farmacia no le resultan, hable con su dermatólogo. Estos médicos están entrenados en cuidados de la piel y pueden evaluar su situación, resolver problemas y sugerir productos para el cuidado de su piel. Su dermatólogo puede recetarle una crema especial si su piel la necesita.

7. Rote el lugar en donde se pincha para medirse la glucosa  

Medirse la glucosa a menudo puede ocasionarle ciertos problemas en la piel, pero una buena técnica puede prevenir problemas como los callos. Algo que funciona muy bien es usar diferentes dedos para medirse la glucosa. “Tenemos 10 dedos y dos lados de cada dedo”, dice Knapp. “Así que si quiere usarlos todos, usted tiene 20 lugares para medir su glucosa”.

 Al rotar entre estos 20 lugares, usted le da tiempo a su piel a que se recomponga. Al pinchar su dedo constantemente en el mismo lugar, usted puede causar trauma en la piel, que eventualmente puede terminar en un callo.

8. Use el lado de sus dedos

Para minimizar la posibilidad de que desarrolle callos, use el lado de sus dedos en vez del centro de sus yemas. Seguramente usted tal vez tenga callos al costado de las puntas de sus dedos pero tiene un riesgo menor de desarrollarlos.

9. Use lancetas bien afiladas  

Si las mediciones causan problemas en su piel, revise su lanceta. Según Knapp, usar lancetas suaves o desafiladas, puede aumentar su chance de tener dedos con callos porque estas lancetas hacen que se produzcan más heridas en la piel.

10. Préstele atención a la medida 

El calibre de su lanceta determina la medida del agujero que crea en su piel. Un número de calibre más alto (como de 33) crea un agujero más pequeño y causa menos trauma en su piel. Sin embargo, tal vez sea necesario usar un calibre menor si tiene problemas para obtener suficiente sangre para un examen de glucosa.

11. Que sea superficial 

La mayoría de las lancetas tienen un ajuste de profundidad que controla que tan profundo la lanceta pincha su piel. Al usar el ajuste más superficial posible, usted causa menos daño a la piel y tiene menos posibilidades de desarrollar un callo. Pero si sus dedos ya tienen callos, usted debería tener un ajuste más profundo para poder obtener suficiente sangre para chequear su glucosa.

12. Intente otros lugares

Si la piel dura en sus dedos previene a que pueda sacarse suficiente sangre, intente usar un lugar alternativo. Algunas personas se pinchan en las palmas de las manos o brazos para chequeos de glucosa, usando una lanceta adaptable para este tipo de medición. Pero Knapp advierte que medir la glucosa en otros lados no puede ser tan precisa (o actualizada con niveles actuales de glucosa) como en los dedos y funcionan mejor cuando la glucosa es estable.  Cuando la glucosa sube rápido (luego de comer) o baja rápido (durante la actividad física o hipoglucemia), es mejor medirla en los dedos.

Publicidad