Publicidad

Diabetes Forecast

The Healthy Living Magazine

6 consejos para usar zapatos terapéuticos

Busque estas características cuando usa calzado para personas con diabetes

Por Lindsey Wahowiak ,
brown lace-up shoes

Ettuna/iStock

Todo el mundo puede beneficiarse con un par de zapatos que calce bien. Pero los zapatos terapéuticos tienen características especiales que usted deber tener en cuenta. Estas son algunas de las más importantes:

1. Ajustables

Los zapatos con cordones o tiras de Velcro pueden permitir que el calzado se ajuste a diferentes tipos de pies. Si usted tiene dificultades para atar sus cordones dado que, por ejemplo, los nervios de sus dedos están dañados, usar zapatos con Velcro es más apropiado.

2. Un zapato amplio para los dedos

El dolor en los dedos por usar zapatos muy pequeños y angostos puede causar algunos efectos secundarios desagradables. Por lo tanto, deje que sus dedos tengan espacio para moverse así evitan rozarse entre ellos y provocar deformidades.

3. Material flexible

El cuero y la microfibra son dos materiales que se expanden y pueden prevenir la fricción dolorosa que ocurre cuando su pie se hincha. Un zapato sin flexibilidad le causará ampollas.

4. Plantillas especiales

Los zapatos terapéuticos generalmente tienen plantillas más amplias y están hechas con material preparado para amortiguar el impacto. Su podólogo u otro especialista también pueden sugerir plantillas personalizadas que permitan aliviar el dolor del talón o del arco al reducir la presión en aéreas del pie que son propensas a desarrollar callos.

5. Zapatos a medida por un profesional

Algunos zapatos en su tienda local de precios reducidos pueden satisfacer las exigencias de un zapato terapéutico, pero sus pies deben estar medidos por un profesional, como un podólogo o un ortopedista. Si tiene neuropatía, por ejemplo, tal vez usted no puede sentir si el zapato le calza bien o no. “El propósito del zapato, de verdad, es resolver los problemas específicos que usted tiene”, dice Crystal Murray Holmes, DPM, profesora asistente de la Universidad de Michigan. “Su pie tendría que estar medido por un especialista que sepa examinar la estructura del pie, saber medirlo, y decidir lo que es apropiado para el zapato”. Las especialistas también pueden ayudarlo a escoger una cobertura de seguro médico y de Medicare para zapatos terapéuticos.

6. Zapatos con más profundidad

Un zapato extra hondo sostiene mejor su pie. El soporte alrededor de los tobillos le da más estabilidad. También le permitirá a las deformidades, como los juanetes y exostosis en los dedos, tener el espacio que necesitan. Además, un zapato más hondo tiene más espacio para poner una plantilla ortopédica.

¿Quién necesita un zapato especial?

Si tiene problemas con sus pies, los zapatos terapéuticos lo pueden ayudar para prevenir más complicaciones. En Estados Unidos, Medicare (y otros planes de seguros) cubren el costo de un par de zapatos terapéuticos por año para las personas con diabetes que tienen por lo menos una de las siguientes características: una amputación previa, úlceras previas, callos que podrían causar úlceras en el pie, daños en los nervios (neuropatía), mala circulación, o una deformidad del pie.

La importancia del calcetín

La capa que existe entre el zapato y su pie es importante. Cuando se pruebe un zapato, asegúrese de probárselos con los calcetines que usted utilizaría con estos zapatos. Evite los calcetines que tienen costuras dado que pueden causar roce o irritación y consecuentemente provocar ampollas o callos. Es importante que los calcetines calcen bien: no use calcetines demasiados ajustados a la altura de la pierna o tobillo o calcetines que se pliegan en su zapato. Los calcetines de algodón o microfibra, que dejan que su piel pueda respirar bien, pueden prevenir la formación de bacteria. Y hable con su médico: usted puede necesitar un calcetín o una calceta de compresión, dependiendo de la circulación en sus pies o piernas.    


Publicidad