Publicidad

Diabetes Forecast

The Healthy Living Magazine

¿Puedo cambiar de tipo de insulina?

En el año 2005, me recetaron insulina glargina (Lantus), después de usar insulina NPH y regular. Tengo diabetes desde hace más de 20 años. El precio de la insulina sigue aumentando y, cuando llego al “agujero de dona” (cantidad no cubierta) de la Parte D de Medicare, me cuesta casi $300 al mes. Mi médico se muestra renuente a que vuelva a usar NPH y regular o probar 70/30. ¿Sería difícil cambiar? —Anónimo

Craig Williams, PharmD, responde:

La insulina sigue siendo el tratamiento más eficaz para reducir la glucosa. Pero usarla de manera eficaz y segura requiere atención y ajustes constantes de tanto los proveedores médicos como los pacientes.

Lo que debe saber

En primer lugar, hay diferencias significativas en la duración de los efectos de los diferentes tipos de insulina, por lo que no se puede simplemente hacer la conversión de una unidad por otra entre diferentes productos. Lantus es de acción prolongada y, por lo general, su eficacia dura aproximadamente 24 horas después de la inyección. Una combinación de dos tipos de insulina, 70/30 es 70 por ciento insulina NPH, que es de acción intermedia (aproximadamente 12-16 horas), y 30 por ciento insulina R (regular), que es de acción breve (aproximadamente cuatro a seis horas). En segundo lugar, la acción de los diversos tipos de insulina es distinta según la persona, ya que cada organismo absorbe el medicamento de manera diferente. Por lo tanto, quizá sea necesario hacer ajustes a las reglas generales sobre la conversión para cada persona. Finalmente, con la insulina de acción prolongada, hay un riesgo más bajo de hipoglucemia (glucosa baja) porque la cantidad de insulina en la sangre en cualquier momento dado tiende a ser más baja en comparación con cantidades similares de preparados de acción más breve. Es fundamental evitar la hipoglucemia.

Soluciones posibles

Al hacer la conversión inicial de insulina de acción prolongada que se usa una vez al día, como Lantus, a un régimen con NPH, bajaríamos la dosis diaria total aproximadamente 20 por ciento para reducir el riesgo de hipoglucemia hasta enterarnos qué efecto surtió el nuevo tipo de insulina en la persona. La incorporación de la insulina de acción breve como la regular se debe individualizar en base al nivel de glucosa después de las comidas.

Conclusiones

La insulina es una terapia eficaz y sumamente individualizada; los pacientes y proveedores deben tratar, juntos y con toda confianza, de averiguar qué surte más efecto. Con la insulina de acción prolongada que se usa una vez al día, el riesgo de hipoglucemia es menor, pero también es importante tener en cuenta el costo de la insulina al momento de decidir lo que es mejor para usted.

Publicidad