Publicidad

Diabetes Forecast

The Healthy Living Magazine

¿Se puede volver a refrigerar la insulina?

Si se saca la insulina glargina (Lantus) del refrigerador para usarla, ¿se puede volver a refrigerar una y otra vez tras dejar que llegue a temperatura ambiente? ¿O esto la daña? —Sin nombre

Roger P. Austin, MS, RPh, CDE, responde:

Para obtener resultados uniformes y previsibles al usar insulina, siga cuidadosamente las recomendaciones del fabricante sobre las condiciones en las que se debe guardar.

Lo que debe saber:

Cada frasco de insulina o caja de inyectores de insulina viene con instrucciones sobre cómo almacenar debidamente ese producto en particular. Asegúrese de leer y seguir estas recomendaciones. Siempre que los frascos o inyectores se guarden sin abrir en el refrigerador (en 36-46 grados Fahrenheit), estarán bien hasta la fecha de vencimiento del producto. Las preguntas sobre la potencia de la insulina surgen cuando se abre el frasco o inyector y se empieza a usar.

Entérese más:

Los frascos abiertos de los siguientes tipos y mezclas de insulina se mantienen estables por 28 días, ya sea a temperatura ambiente (que los fabricantes definen como 77-86 grados) o en el refrigerador (36-46 grados): insulina glargina (Lantus), insulina glulisina (Apidra), insulina aspart (NovoLog), insulina lispro (Humalog), Novolin-N, Humulin-N, Novolin-R, Humulin-R y mezclas de insulina (Novolin 70/30, Humulin 70/30, NovoLog Mix 70/30, Humalog Mix 75/25 y Humalog Mix 50/50). Los frascos abiertos de insulina detemir (Levemir) se mantienen estables hasta 42 días bajo las condiciones recomendadas. No se debe dejar que la insulina se congele; si nota que los frascos o inyectores se han congelado, se deben descartar y remplazar con suministros nuevos.

Conclusiones:

Los cambios entre la temperatura ambiental y del refrigerador no parecen afectar la potencia de la insulina en frasco bajo estas condiciones y periodos. Sin embargo, los fabricantes de inyectores de insulina no recomiendan almacenarlos en el refrigerador una vez que se abran y usen.
Proteja la insulina de la exposición a la luz y las temperaturas extremas superiores e inferiores a las señaladas. Nunca se debe mantener la insulina en un vehículo o el borde de la ventana, donde puede quedar expuesta a estas condiciones.
Cuando viaje, lleve la insulina consigo o en el maletín de mano. La insulina en maletas que  van en el compartimento de carga del avión, embarcación o autobús, o en la cajuela o maletera del auto, puede dañarse por quedar expuesta a temperaturas extremas.

Publicidad