Publicidad

Diabetes Forecast

The Healthy Living Magazine

9 consejos para cuidar la piel y protegerla del sol

Por Tracey Neithercott ,
young girl using sunscreen

zeljkosantrac/iStock

1. Escoja el protector solar adecuado.

Busque un protector solar de amplio espectro, que bloquee los rayos utravioleta A y B, y a la vez, tenga un factor de protección solar (SPF por sus siglas en inglés) de por lo menos 30. "Cuanto más alto el número, mejor”, dice la Dra. Jeannette Graf, MD, profesora clínica titular de dermatología en la Facultad de Medicina Mount Sinai. "Si alguien va a pasar mucho tiempo al aire libre, recomiendo que use uno con SPF de por lo menos 50".

2. Maximice la cobertura.

El propósito del protector solar es cubrir todo el cuerpo, no solo las partes que usted alcanza. Según Graf, el adulto promedio debe ponerse por lo menos una onza (28 gr) de protector solar para protegerse completamente. Los niños necesitan media onza (14 gr). No se olvide de ponerse en la parte superior de las orejas, debajo de los brazos, y las plantas y entre los dedos de los pies. (Cuando ya no esté expuesto al sol, lávese bien para eliminar el protector y séquese minuciosamente). Fíjese también de ponerse protector en la raya del pelo y, en el caso de quienes tienen poco pelo, el cuero cabelludo (considere usar protector solar en aerosol para poder aplicarlo más fácilmente).

3. Póngaselo con frecuencia.

Vuelva a echarse protector solar cada dos horas y cada vez que salga del agua.

4. Protéjase los ojos.

Los dañinos rayos ultravioleta pueden afectar la visión, o sea que es esencial que se ponga gafas de sol, especialmente si tiene retinopatía o cataratas. Busque las etiquetas que indican que los lentes protegen de 99 a 100 por ciento de los rayos ultravioleta A y B.

5. Cúrese las heridas.

Si tiene úlceras en los pies u otras heridas en la piel, no les ponga protector solar. Más bien, asegúrese de que las heridas estén limpias y cúbralas con una curita. Además de bloquear los nocivos rayos solares, impedirá que entren bacterias a la herida.

6. Revísese los pies.

 Reduzca el dolor


Use aceite para bebé alrededor de los bordes de los equipos de infusión o discos adhesivos con sensores para ayudar a despegarlos de la piel si está quemada o irritada.

Suzanne Ghiloni, RN, BSN, CDE

Ha oído las advertencias de no andar descalzo cuando tiene la glucosa alta, poca sensibilidad nerviosa o mala circulación. Las personas sin sensibilidad en los pies pueden terminar con quemaduras de hasta segundo grado si pasan demasiado tiempo paradas en la arena caliente. Todas las noches, revísese los pies y póngase un ungüento antibiótico como Neosporin en raspones o ampollas antes de ponerse una curita, recomienda Suzanne Ghiloni, RN, BSN, CDE, instructora diplomada de diabetes en el Centro Joslin para la Diabetes. Comuníquese con su médico si tiene heridas abiertas o que no sanan.

7. Afiance el infusor.

Si usa una bomba de insulina cuando hace mucho calor y humedad, frote el punto para un nuevo infusor con un paño para preparar la piel que deje un residuo pegajoso, a fin de que se adhiera más. Considere usar antiperspirante en la piel antes de pegarse el infusor. Si estos preparativos no ayudan, pídale a su proveedor de cuidados se salud que le recomiende un adhesivo más fuerte o un vendaje trasparente. Nota: No use un paño pegajoso para preparar la piel ni un antiperspirante con los sensores del monitor continuo de glucosa, pues puede afectar su exactitud.

8. Tome sus medicamentos.

Ciertos antibióticos, medicamentos para el corazón, antiinflamatorios y algunos fármacos para la presión también pueden hacer que la piel sea más sensible a la luz solar. Muchas sulfonilureas, que se usan en el tratamiento de la diabetes tipo 2, también aumentan la sensibilidad al sol.

9. Trate de inmediato a las quemaduras.

"Si se le está pelando la piel, siempre es bueno ponerse loción constantemente para que no se requiebre o abra ni se convierta en un foco de infección", señala la Dra. Emmy Graber, MD, profesora titular de dermatología de la Facultad de Medicina de Boston University y dermatóloga en el Boston Medical Center. Para aliviar el dolor, tome un antiinflamatorio y luego póngase sábila o aloe en la quemadura.

Publicidad